DESCARGAS

 

Arriba de bien (OFRENDA OVNI 2016)

Tras los adelantos de los singles “No es una mujer” (videoclip), “Espejo” (Disco grande, Julio Ruiz) y del estreno la semana pasada en ROCKDELUX, ya tenemos aquí nuestro querido “Arriba de bien”. Os dejamos la nota de prensa escrita por Luis Lles y los créditos:

Aunque habitualmente asociados al asesinato de Julio César, los idus de marzo representaban también los días de buenos augurios en el calendario romano. Y el mejor augurio para este mes de marzo de 2015 es la edición de “Arriba de bien”, título optimista donde los haya, que no se sabe muy bien si hace referencia de forma irónica a los tiempos que nos está tocando vivir o a lo bien que se lo han pasado los oscenses Will Spector y los Fatus dando a luz este segundo álbum.

Siguiendo con el latín, fatus significa hado (lo que ha sido dicho, el destino), aunque también podría ser una latinización de la palabra fatos, que es como se conoce comúnmente a los habitantes de Huesca. Pues bien, los hados han guiado por el buen camino a estos oscenses, que han conseguido grabar (¡ojo al tópico!) su disco de madurez. ¿Ya???!!! Pues sí.

Su primer largo, “Bicáberut!” (2012), fue un bonito desafuero, una borrasca sónica que incluía no solo una desconcertante canción de amor sádico (“Me encanta verte fatal”) o anti-himnos generacionales como “Tan desubicao” y “Your mother and your father follan”, sino también una perla como “Que la nieve ardía”, la jota elevada a las cumbres de la lisergia más desatada.

Y ahora, pocos meses después de la edición de su reciente y desvergonzado EP, “Paquete de tabaco”, llega este peligroso artefacto que tienes entre manos. ¿Que a qué suena “Arriba de bien”? A todo y a nada, pero sobre todo a unos Fatus renovados que no han perdido nada de su punch. ¿Punk? Sí. ¿Garage rock? También. ¿Armonías vocales? A mansalva. ¿Psicodelia de segunda mano? Por supuesto. ¿Cacharrería electrónica? ¡Claro! ¿Ironía y mala baba? Más que nunca. ¿Refinamiento? Pues también, fíjate tú.

Lo mejor que se puede decir de un disco es que es imprevisible y desconcertante. Éste lo es. Comienza con “No es una mujer”, una de sus habituales diatribas despechadas, que suena a los Brincos sometidos al rugido noise. Y finaliza con el deslenguado post-punk garagero de “Fumar M”, que desemboca en una huracanada locura sonora. Entre medio, un collar de perlas. “Bill Murray” parece ser una acerada crítica contra esos festivales que son todos iguales, todos con el mismo cartel, y que parecen repetir el día de la marmota de “Atrapado en el tiempo”. Musicalmente, el tema denota su vasta cultura musical, combinando a los Beatles del “Tomorrow Never Knows” con XTC, Franz Ferdinand, los nuevos románticos y el Giorgio Moroder de “Flashdance”. Por su parte, “Espejo” nos descubre a una Lorena Álvarez (invitada estelar) convertida en una auténtica disco diva -más cerca de Javiera Mena que de Donna Summer, en todo caso-, en un tema que podría haber salido de una improbable colaboración entre Azul y Negro y los Beach Boys. Y el interludio retrodisco a lo “Funkytown” de Lipps Inc es impagable. Una bomba, vaya.

De la candidez nuevaolera de “El mirador” (¿cándidos los Fatus?, no sé yo) se pasa a la esa balada de amor nihilista que es “Vas a volver”, con la que vuelven a demostrar su más que sobrada capacidad para componer melodías largamente recordables. En el techno-punk de “Mutando” se produce un choque de trenes: Siniestro Total vs Aviador Dro. Y el viaje se completa con el lisérgico garage rock de “Serpientes” y otro de los grandes momentos de disco, “No es puta” (es de puta madre), una joya psicodélica en la que el fantasma de Syd Barrett se aproxima, sin saberlo, al synth pop más adictivo, desprendiendo un irresistible aroma a clásico. Definitivamente, un disco que nos hace sentirnos “arriba de bien”. ¡Toma brotes verdes, Rajoy!

Luis Lles, periodista musical.

 

 

Paquete de Tabaco (Autoeditado 2014)

Producido por Stefano Maccarrone y Will Spector y Los Fatus
Mezclado y masterizado por Stefano Maccarrone en Abuelita Studios (Barcelona)

Paquete de Tabaco” (2014), es un Ep de cinco canciones que por su carácter propio fueron extraídas de las sesiones de grabación de su segundo largo “Arriba de bien” (2015). En “Paquete de Tabaco” encontramos cinco canciones con un sonido más cercano a Devo o Moon Duo que al sonido mancuniano de su antecesor “Bicáberut!” (2012), las cuales hacen del EP un campo de cultivo mutante donde garage y synthpop se funden en una orgía de corta duración pero alta intensidad que sin duda hará las delicias de los amantes del despiporre.

 

Bicáberut! (Repetidor 2012)

Producido por Juanjo Javierre y Will Spector y Los Fatus
Mezclado por José María Rosillo en Audiomatic (Madrid)
Masterizado por Stefano Maccarrone en Abuelita Studios (Barcelona)

“Bicáberut! es el primer disco de Will Spector y Los Fatus, una banda oscense-barcelonesa que se desenvuelve entre el synth-rock, el indie, la psicodelia y el garage. Editado por el sello igualadino REPETIDOR , BICÁBERUT! es un álbum luminoso y festivo acerca de las múltiples caras de la infelicidad y el fracaso. Una descarga de electricidad en doce cortes que aúnan la fiesta electrónica con el desenfreno punk.

Te tienen fichado. Amantes de la ópera barroca e inspirados en su típica “opertura” o introducción de los vocalistas a modo de resumen del tema a desarrollar, los Fatus ponen las cartas sobre el tapete desde el minuto uno para que nadie se lleve a engaño. Orgullo de perdedor synth-punk. Baila!. Desgracia llama desgracia y no hay manera de romper el círculo. Así pues solo queda tragarnos el orgullo e intentar lo último que nos queda: fingir ser felices cual lombrices.Las chicas guapas. Una canción de corte Planetas vs Television. Si no puedes contra el enemigo únete a él. Y si el enemigo son unas bellas ninfas pues tampoco está tan mal la cosa.Tan desubicao. En las arenas movedizas de la vida vamos sucumbiendo todos. Dicen que es mejor no moverse, pero tú por lo menos te sumerges bailando.

Que la nieve ardía. Sueños, amor e insolación en lo alto del Pirineo. Un rayo de esperanza hacia la felicidad en forma de jota synth-rock de corte psicodélico.

Idiota. El destino demuestra una y otra vez que está en nuestra contra, pero nosotros no estamos exentos de culpa: las más de las veces tenemos lo que nos merecemos. Sin embargo nadie nos impide adornar este sino con cajas de ritmos, arpegiadores, y punteos imposibles. Un ojo puesto en Ed Banger y el otro en AC/DC.

Me encanta verte fatal. La primera canción de la cara B del disco es también la primera balada de amor. Como refleja el título de la canción, si bien el amor nos salvará durante cierto tiempo, también puede ser amargo como la bilis. Por suerte estamos acostumbrados a ese sabor en la garganta, casi casi que nos empieza a gustar.

A tus pies. Repetimos, nadie escapa a su destino, no se puede huir de uno mismo y no existe el adiós definitivo. Así pues tengamos presente que antes o después todo vuelve a nuestra vida. Incluso el tecnopop.

La era glacial. Canción protesta medioambiental. Bajo directrices propias de Devo o Aviador Dro, exigimos la inmediata toma de decisiones que eleven el nivel de Co2 de nuestro país al de la República Popular China. Solo esto conseguirá salvar nuestra generación,la más importante.

Your mohter & your father follan. Drama existencial en esta tonada que aúna Cramps, electroclash y onanismo para revisitar el mito edípico en la familia moderna.

La vuelta a casa. Ni llevar bigote, ni cenar shawarma: el momento más peligroso de la noche es la vuelta a casa.

Rapapolvo. Vamos decelerando para cerrar el disco. Algunas chicas no se portan tan bien como debieran e inspiran baladas “beatlescas” que les hacen pitar los oídos. Todo sea antes de cometer un asesinato.”

“Bicáberut!”, según fue comentado por Will Spector y Los Fatus en Indie-Spain Magazine.